Test de colores (Luscher) – Plantilla automatizada en excel + Manual de interpretación en PDF

0
129

Los colores de la naturaleza tienen una gran influencia sobre el hombre, tanto física como psicológica, y esta influencia inevitablemente impacta al ser humano. El rechazo o la aceptación de un color determinado significa algo claro en cuanto al estado glandular, el estado mental y emocional o todos a la vez.

Los colores naturales nos han creado asociaciones inconscientes con los estados de ánimo, por ejemplo, el amarillo ha quedado asociado con el color del día claro y por ello nos produce un estado emocional de esperanza y actividad, mientras que el azul oscuro nos produce una sensación de relajamiento y pasividad al estar asociado con la noche y el descanso. Y así como los colores nos provocan estados emocionales y mentales, también nuestras glándulas reaccionan a ellos; por ejemplo, el rojo nos eleva la presión sanguínea y acelera el ritmo cardiaco y respiratorio, es decir, es un color “excitante”. El color azul por el contrario, es “sedante”, pues la
presión sanguínea baja, al igual que el ritmo cardiaco y respiratorio; así pues, los colores influyen directamente en el sistema nervioso y es por ello que nuestras glándulas responden a los colores.

Esto se debe a que nuestra retina tiene una red de fibras nerviosas que van hasta el cerebro primitivo (mesencéfalo) y a la pituitaria, y al responder a algún color determinado envían señales a las glándulas para que tengan o detengan alguna actividad. El desarrollo de nuestros ojos poco a poco permite percibir los colores. Al inicio de la vida un bebé comienza por definir el contraste, es decir, la claridad y la oscuridad; posteriormente distingue el movimiento, después la figura y lo último que distingue son los colores.

La respuesta instintiva a los colores, que incluye una somatización (reacción involuntaria del cuerpo), afecta a todos y cada uno de los humanos, incluyendo a los que son daltónicos, pues aunque no puedan distinguir visualmente todos los colores, el contraste de éstos provoca reacciones fisiológicas en su cuerpo.

La preferencia hacia algún color específico surge por las circunstancias personales de ese momento; por ello, al administrar el test es importante que se le indique al evaluado que escoja los colores por sí mismos, y no motivados por prejuicios o experiencias anteriores, sino únicamente por lo que le hace sentir en ese momento determinado color

Dejar respuesta